Actuaciones de éxito y participación de las familias en los centros escolares

Actuaciones de éxito y participación de las familias en los centros escolares

En este texto nos acercamos a aquellas actuaciones de éxito, ligadas a la participación de las familias y del resto de la comunidad educativa, que el proyecto de investigación INCLUD-ED ha concluido que contribuyen ostensiblemente a aumentar el rendimiento escolar y a la mejora la convivencia en las aulas y en el centro.

En su mayor parte este texto recoge, aunque no se indiquen las citas textuales, los resultados obtenidos y los comentarios que miembros del equipo de investigación que han participado en el INCLUD-ED han recogido en las publicaciones que figuran como referencia bibliográficas al final del texto. Es decir, el autor de este artículo, principalmente, sólo ha organizado y resumido dichas publicaciones.

Acercamiento a algunos de los modelos de participación de las familias en los centros de enseñanza.

Actualmente, son muchas las formas y maneras en que las familias participamos en los centros de enseñanza a los cuales acuden nuestros hijos e hijas. Esta participación se da tanto a través de las AMPAS como a título personal. Y el abanico de objetivos, actividades y modelos de participación es muy amplio, viniendo determinados, entre otras cuestiones, por las características y necesidades de los propios centros; los intereses y deseos de los padres y madres; las líneas que se marcan desde las administraciones educativas, el equipo directivo y el profesorado del centro.

Así nos encontramos con actividades que tienen que ver con lo que podemos llamar gestión de servicios: “los primeros del cole”, las actividades extraescolares, servicios que se ofrecen en horario de comedor, la venta de material escolar o deportivo, son algunas de las actividades que podemos encuadrar en este ámbito.

Otros espacios de participación los podemos encontrar en la organización, apoyo y colaboración en diversas actividades que se realizan en el centro, tanto en horario escolar como extraescolar: Semana Cultural, Día de Libro, Día de la Paz, excursiones y salidas, campamentos, fiestas de carnaval, navidad, etc. También nos encontramos con colaboraciones que se realizan en el horario escolar, ligadas normalmente al aula donde estudian nuestros hijos e hijas, a petición de sus profesores y profesoras: cuentacuentos, títeres, charlas, colaboraciones puntuales en algún tema o proyecto concreto, etc.

También los padres y madres participamos en aquellas cuestiones que tienen que ver con la gestión del propio centro, así como del control de su calidad educativa, bien a través de los órganos de representación como el consejo escolar o de otros canales de participación abiertos en cada centro, como las tutorías, comisiones de convivencia, etc.

Las familias también se organizan a través de la AMPAS para servir de interlocutores frente al centro y aclarar, asesorar y orientar a las familias en todo lo concerniente a la educación de sus hijos y a la relación con el centro de enseñanza.

Otras formas que nos encontramos de participación de las familias en el centro tiene que ver con la denuncia frente a las administraciones educativas de las deficiencias y carencias del sistema educativo, así como la falta de medios de los centros para el desarrollo de sus funciones y cometidos.

Los objetivos generales que podemos ver en estos modelos de participación de los padres y madres es contribuir a la mejora de la escuela y a la educación de nuestros hijos, promover la participación de las familias en la gestión y organización de los centros, apoyar la conciliación de la vida laboral y familiar y propiciar la cohesión social de la comunidad educativa desde múltiples perspectivas.

Contribución de las familias y de la comunidad educativa al éxito académico y la mejora de la convivencia.

Me quiero detener en señalar cuales son los modelos de participación que tienen como fin directo el incremento del éxito escolar de los alumnos y alumnas, así como la mejora de la convivencia. Mostrando como con una mayor interacción de los niños y niñas con sus familias y el resto de la comunidad educativa se contribuye enormemente a alcanzar estos objetivos.

Y para ello me voy a basar en las últimas aportaciones realizadas en el ámbito científico, a través del proyecto INCLUD-ED, Estrategias para la inclusión y la cohesión social en Europa desde la educación (2006-2011). Este proyecto tiene como finalidad identificar qué acciones concretas contribuyen a favorecer el éxito académico y la inclusión social a lo largo de las diferentes etapas de la enseñanza obligatoria.

El INCLUD-ED es la investigación con mayores recursos y mayor nivel científico realizada en Europa sobre educación escolar y forma parte de los Programas Marco de Investigación de la Unión Europea. Esta investigación ha estado dirigida por el CREA, Centro de Investigación en Teorías y Prácticas Superadoras de la Desigualdad, España, Barcelona y han contado con la colaboración de 14 universidades europeas.

Dentro del capitulo de Educación y participación de los agentes sociales y la contribución de la comunidad al éxito académico el proyecto INCLUD-ED ha mostrado cuales son las formas de participación de las familias en la escuelas que logran el éxito educativo del alumnado, aumentando el rendimiento de los estudiantes, así como mejorando la convivencia en los centros.

Para ello el INCLUD-ED ha analizado los diferentes tipos de participación y su influencia en el aprendizaje y el rendimiento escolar. Estos modelos, recogidos a continuación, son: participación informativa, consultiva, decisiva, evaluativa y educativa.

 

1. INFORMATIVA – Las familias reciben información  sobre las actividades escolares, el funcionamiento del centro y las decisiones que ya se han tomado.- Las familias no participan en la toma de decisiones del centro.- Las reuniones de padres y madres consisten en informar a las familias de esas decisiones.
2. CONSULTIVA – Los padres y madres tienen un poder de decisión muy limitado.- La participación se basa en consultar a las familias.- La participación se canaliza a través de los órganos de gobierno del centro.
3. DECISORIA – Los miembros de la comunidad participan en los procesos de toma de decisiones, teniendo una participación representativa en los órganos de toma de decisión.- Las familias y otros miembros de la comunidad educativa supervisan el rendimiento de cuentas del centro en relación con los resultados educativos que obtienen.
4. EVALUATIVA – Las familias y otros miembros de la comunidad educativa participan en el proceso de aprendizaje del alumnado, ayudando a evaluar su progreso educativo.- Las familias y otros miembros de la comunidad educativa participan en la evaluación general del centro.
5. EDUCATIVA – Las familias y otros miembros de la comunidad educativa participan en las actividades de aprendizaje del alumnado, tanto en horario escolar como extraescolar.- Las familias y otros miembros de la comunidad educativa participan en programas educativos que dan respuestas a sus necesidades.

 De estos cinco modelos de participación que se han identificado el INCLUD-ED señala que los modelos que más contribuyen al éxito escolar son la participación decisoria, evaluativa y educativa.

Vamos a detenernos más detalladamente en algunas de las claves de estos modelos de participación.

1) Participación informativa

La información se trasmite del centro escolar a las familias a través de reuniones u otros medios. Las familias hacen un seguimiento de las actividades y funcionamiento del centro, pero no se les concede ningún poder real de decisión. En este modelo se les considera clientes o personas ajenas a la institución, que reciben información sobre las decisiones que los expertos ya han tomado.

2) Participación consultiva.

Las madres y padres forman parte de los órganos de gobierno del centro. Sin embargo esta participación se limita a un papel consultivo y las familias rara vez tienen ocasión de hacer aportaciones sobre asuntos relacionados con el aprendizaje del alumnado. Además, estos órganos no siempre están abiertos a la totalidad de las familias sino a los padres y madres de un cierto nivel de estudios.

3) Participación decisoria.

 Los miembros de la comunidad participan en los órganos de toma de decisión existentes o en nuevos órganos creados ex profeso para fomentar este tipo de participación. En estos órganos se toman decisiones importantes conjuntamente. Según los estudios, los padres y madres tienden a participar más en la toma de decisiones referentes a los contenidos de la enseñanza y a la evaluación, y en menor medida en ámbitos como el presupuesto del centro o la política de personal.

4) Participación evaluativa.

Cuando los miembros de la comunidad educativa participan en los sistemas de evaluación exigen al centro responsabilidades por los resultados académicos del alumnado. Y además esta evaluación permite que se contemplen distintos puntos de vista sobre las prácticas de evaluación y sobre la evolución del alumnado. Y hace a los centros escolares asegurarse de que las altas expectativas y una educación de calidad sean prioridades en el centro.

 5) Participación educativa

Las familias y otros miembros de la comunidad educativa participan en las actividades educativas de dos formas distintas: en el proceso de aprendizaje de los niños y niñas y en su propia formación.

En cuanto al aprendizaje del alumnado su contribución se da bien en la clase o bien en otros espacios educativos como el aula de informática o la biblioteca. Y esta aportación se da tanto en horario escolar como extraescolar. Con este modelo de participación los centros escolares ganan en recursos humanos, siempre bajo la supervisión del profesorado, que sirven de apoyo al aprendizaje de niños y niñas, permitiendo realizar y potenciar actuaciones inclusivas de éxito, (como “los grupos interactivos” a los cuales no referiremos mas adelante), y contribuyendo de este modo a la igualdad no solo de oportunidades sino de resultados y al éxito escolar de todos y todas.

Por otro lado las actividades educativas dirigidas a las familias, organizadas de modo que respondan a las necesidades de estas, también contribuyen a la hora de incrementar el rendimiento escolar del alumnado. Creando nuevas expectativas educativas que influyen en el entorno de aprendizaje y estableciendo nuevos modelos culturales y de interacción entre los padres y madres y sus hijos e hijas. Además favorecen que la escuela adquiera más sentido para el alumnado y fomentan notablemente la motivación de los estudiantes por el aprendizaje.

El impacto de la participación de la comunidad educativa sobre la inclusión social y educativa.

A continuación vamos a ver, de manera breve, algunos de los aspectos concretos que el proyecto INCLU-ED ha concluido que, a partir de estos modelos de participación, contribuyen a la mejora de aspectos educativos y sociales. Siempre a partir del aumento de las interacciones de los alumnos con personas adultas-no exclusivamente profesorado- de la comunidad educativa.

1)   La participación de la comunidad en los centros escolares hace que el nivel de lectoescritura de los niños y niñas mejore. Y al contrario, si las familias no participan activamente, se abre una brecha en la competencia lectora del alumnado, dependiendo ésta más del nivel educativo de sus padres. Con la participación activa estas diferencias desaparecen.

2)   Los beneficios derivados de implicar a las familias y otros miembros de la comunidad en los centros escolares son aún mayores en los casos de miembros de minorías culturales, contribuyendo a superar estereotipos y prejuicios asociados a estas minorías.

3)   La participación de la comunidad educativa en los centros escolares también juega un papel importante en la superación de las desigualdades de género en la educación. Y contribuyen a crear relaciones más igualitarias y modelos de género alternativos.

4)   La participación de la familias en el centro escolar juega un papel decisivo en la educación de los niños y niñas con discapacidades, favoreciendo que tengan los mismos resultados que los demás niños y niñas.

De la teoría a la práctica. Algunos ejemplos de participación en escuelas de éxito.

Muchas de estas practicas de participación decisoria, evaluativa y educativa ya se llevan a cabo en muchas escuelas de nuestro país y permiten poner en marcha una serie de actuaciones de éxito que demuestran, a partir de los resultados obtenidos, como la implicación de las familias aumenta el rendimiento de los estudiantes y del alumnado pertenecientes a minorías culturales o con discapacidad.

En las escuelas que realizan esta prácticas el concepto de éxito tiene un gran consenso en torno a que todos los niños y niñas tiene derecho a la educación, a tener la oportunidad de llegar tan lejos en el sistema educativo como ellos y ellas deseen, a que todo el mundo puede completar la secundaria sin discriminaciones sexistas, racistas, clasistas o de cualquier otro tipo.

Sin embargo en los debates de muchos centros educativos es frecuente que algunos profesionales cuestiones este concepto de éxito. O que relativicen la importancia de poner en práctica aquellas actuaciones de éxito que garantizan que todos sus alumnos lleguen al bachillerato o a la universidad. Y que siguen fomentando modelos de participación informativa y consultiva, que no se relacionan con el éxito de los centros educativos.

A continuación voy a mostrar algunas cuestiones que se recogieron a largo de la investigación del INCLUD-ED en dos centros escolares españoles, A y B. Centros que contaban con una alta implicación de la comunidad educativa, que tienen población de bajo nivel socioeconómico y de minorías culturales y que han demostrado tener significativamente más éxito escolar que otros centros situados en contexto similares.  Y lo voy a ir relacionando con algunas de las claves que hemos visto con anterioridad en relación con los modelos de participación de las familias y del resto de la comunidad educativa.

1) Formación de familiares.

Las familias del centro A participan en actividades de formación, las cuales responden a demandas de las propias familias, que participan en su diseño y su organización. Esto ha fomentado la motivación del alumnado por el aprendizaje, ha tenido una influencia en los procesos de aprendizaje del alumnado y ha aumentado los niveles formativos de las familias.

Que vean que la madre viene, porque algunas vienen al curso a aprender a leer o escribir, que viene y están por las clases, eso a ellos les motiva. (Araceli, maestra de primaria).

2) Participación de la comunidad en los proceso de toma de decisión.

El centro A cuenta con espacios propios para hacer efectiva la participación de las familias y la comunidad en los procesos de toma de decisión. A través de la creación de comisiones mixtas formadas por representantes de toda la comunidad educativa se democratiza la toma de decisiones en el centro. Estas tienen que ver, por ejemplo, con la elaboración de las normas del centro en ámbitos como la convivencia. Es decir, este tipo de participación se relaciona directamente con la mejora de la convivencia y la resolución de conflictos.

Tenemos una comisión de convivencia en la que estamos las entidades, representantes de asociaciones, gente que viene también representando al ayuntamiento y maestros, bueno, y desde esa comisión se han ido valorando pues cuando ha habido cualquier conflicto cual era la manera de resolverlo. (Carmen, gitana, miembro de una asociación).

3) Participación en las aulas y en los espacios de aprendizaje.

 En el centro B la participación de las familias y otros voluntarios de la comunidad en el aula y en horario escolar permite al centro realizar Grupos Interactivos, organizando al alumnado en grupos heterogéneos con una persona adulta en cada grupo. La maestra o el maestro no abandona el aula, sigue siendo responsable de la actividad. La diversidad de las personas participantes aumenta las interacciones y enriquece los aprendizajes. La directora del centro explica cómo organizan las aulas cuando cuentan con la participación de más personas adultas.

Entonces, cuando sólo tenemos una persona que se puede incluir dentro de la clase, lo que hacemos es mucho refuerzo de lectura, ¿no?, porque es un tema que en casa no se trabaja lo suficiente (…) al tener más de una persona hacemos grupos interactivos de lengua principalmente, de lengua catalana y matemáticas, y las personas que se incorporan a hacer grupos interactivos. (Laura, directora).

 Otras formas incluidas en el INCLUD-ED como actuaciones de éxito en esta forma de participación son las bibliotecas tutorizadas en horario extraescolar y las tertulias literarias dialógicas.

 5) Participación en el desarrollo de curriculum y en la evaluación.

Las familias participan directamente en el debate y la decisión sobre las cuestiones de aprendizaje de los estudiantes del Centro B. El profesorado ha debatido con las familias la forma de organización de las aulas y los contenidos curriculares.

Buscar la manera en que los alumnos pudieran estar más atendidos, mejor atendidos o trabajar en grupos más pequeños y lo que se ha hecho es llamar a los padres a asambleas para hablar con ellos, para hablar de la situación, para hablar de las decisiones que habían tomado en la escuela y si lo que han dicho se ha tenido en cuenta. (María, jefa de estudios).

5. Hablan sus protagonistas.

 Para finalizar dos videos donde se recogen las experiencias de maestros y maestras, padres y madres, niños y niñas que trabajan en sus escuelas a partir de estos modelos de participación, poniendo en práctica aquellas actuaciones de éxito que el INCLUD-ED demuestra que incrementan el rendimiento escolar y mejora la convivencia.

Ania Ballesteros, una niña de diez años, cuenta en el Parlamento Europeo en la presentación del proyecto INCLUD-ED su experiencia.

Ms. Ania Ballesteros from INCLUD-ED Final Conference on Vimeo.

Y  desde el Ayuntamiento de Rivas-Vaciamadrid diferentes miembros de la comunidad educativa nos ofrecen sus opiniones a partir de la implantación en centros educativos de su municipio de actuaciones de éxito educativo.

Referencias bibliográficas:

  1. Actuaciones de éxito en las escuelas europeas. Colección de estudios CREADE nº 9. Ministerio de Educación, 2011.
  2. Participación en escuelas de éxito: una investigación comunicativa del proyecto Includ-ed. Ainhoa Flecha, Rocío García, Aitor Gómez, Antonio Latorre. Cultura y Educación, 2009.
  3. ¿Qué hacen y qué pueden hacer la AMPAS?. Pilar Trigueros, Frenando Vélez, Ginés Martínez. Cuadernos de pedagogía nº 333, 2004.

Jose María Jiménez, padre del cole. Educador y socio de La Claqueta S.Coop.Mad

Ilustradora: Aránzazu Álvarez Illàn, Madre y ex-alumna del colegio. Arquitecta apasionada de la ilustración buscando abrirse camino en ese mundo (cucarancha@gmail.com)