Carta de una madre indignada

Carta de una madre indignada

En Madrid se están empezando a dar casos de niños  con necesidades educativas especiales (nn.ee.ee.) a los que se les obliga a repetir por decisión de la inspección, porque algunos inspectores de educación así interpretan personalmente la ley. Y esto a pesar de que sus profesores no consideren que sea positivo para el niño o niña.

Y esto sucede según el  ideario personal de quien tenga que hacer cumplir la ley ( porque no es algo que hagan todos los inspectores) afectando así de una u otra manera a los niños según su parecer .

Cuando he preguntado cómo puede suceder esto (porque considero que hay que conocer a cada niño con nn.ee.ee. para decidir algo tan importante en su desarrollo), alguien del ámbito institucional educativo me contestó:

“La ley no entiende de personas concretas, entiende de hechos…”

Y yo pensé: “si una ley de educación no entiende de personas, ¿de qué entiende entonces?”

Yo no lo entiendo, pero además  ¡ me niego a aceptar una ley tan injusta y arbitraria!  Y no pienso quedarme de brazos cruzados acatándola, si llega el caso. Y además creo que ninguno de nosotros debería conformarse, porque esta arbitrariedad atenta directamente contra la filosofía de trabajo de este colegio, que entiende que la individualidad de cada niño hay que desarrollarla en la medida de sus posibilidades. Y esta es la idea que quiero trasmitir a mis hijas y quiero defender.

No voy a aceptar injusticias, y mucho menos si estas pueden afectar a mis hijas (como haría cualquier madre o padre).

(Continuará…)

 

Firmado por una madre indignada.

Laura Lozano