Entrevista nuevo Director

Entrevista nuevo Director

1. ¿Qué referencia tenías del Ágora? ¿Cuáles han sido tus primeras sensaciones al estar en él?

El Colegio Ágora era conocido cuando estudié Magisterio en los años 90, nunca llegué a conocerlo personalmente, pero el Ágora era un referente en integración, a todos los estudiantes en Magisterio nos lo nombraban porque  estaba dentro de los colegios punteros en integración en aquella época, entre otros Siglo XXI, Montserrat, etc. El Ágora en materia de integración se adelanto incluso a la legislación de aquella época.

También era conocido por metodologías innovadoras, metodologías activas.

Cuando yo vine aquí no estaba buscando trabajo, estaba trabajando por libre y con dos empresas en temas de formación de profesorado que es lo que más he hecho, y me llamaron de dos sitios diferentes comentándome que estaban buscando a alguien en el Colegio Ágora. Me gusto la entrevista que hice, las personas que me entrevistaron fueron encantadoras y el proyecto muy interesante. Yo más que nada vine a ver, y si me interesaba mucho lo aceptaría. Luego me llamaron, acepté y creo que no me equivoqué.

Una vez incorporado, es sorprendente la cantidad de gente, que se acerca, y te pregunte qué tal estas, quieres que te ayudemos en algo, esto es algo palpable, se nota mucho.

2. ¿Podrías contarnos alguna cosa de ti, por ejemplo, de donde eres, donde estudiaste, y si tienes algún recuerdo de tu época del colegio?.

Soy de Madrid. Estudié en el Colegio El Pilar. Estoy casado y tengo dos hijos, de 11 y 17 años.

Del Pilar recuerdo que me lo pasaba bien, y también que me aburría mucho en bachiller. De esa época, mantengo solo un amigo, no es el sitio donde yo querría haber estado con esa edad. Vivía enfrente del Colegio, y es la razón por la que nunca me cambié, ya que donde vivía solo había uno. Y en ese sentido tengo claro como no quiero que sea la educación, y como no se tienen que seguir haciendo las cosas. Luego estudié Magisterio, por una opción que ya no existe, Magisterio de Ciencias, más tarde pedagogía en la Complutense,  y  el doctorado en la Complutense también. Hice la tesis sobre ‘Acoso escolar’, que me dirigió Álvaro Marchesi, que es la persona con la que más he aprendido durante estos años.

3. ¿Qué aspectos ves como positivos en esta comunidad educativa que es el Ágora?

La calidad humana es alta, hay mucha gente muy preocupada por los demás, el hecho de que haya cuatro orientadoras. Gente muy vocacional  llama la atención. El que entra aquí no se va, el alumno no se va, y hay muchos profesores que llevan 30 años. Eso es por algo, porque hay un ambiente agradable. El hecho de que sea un ambiente familiar, aunque tiene sus contras, pero en general es bueno.

También la preocupación por los chavales. Los profesores tienen clarísimo que el centro son los niños, y no ellos, hay una orientación al niño tremenda.

4. Tu formación académica está totalmente ligada a la pedagogía, ¿qué parte te gusta más?

A lo que más me he dedicado es a la formación, estuve un tiempo trabajando en un colegio pero luego he estado 17 años dedicado a la formación de maestros, a la formación inicial. He sido profesor y jefe de estudios en Escuni. También estuve un año en la Camilo Jose Cela, como profesor  y Director Académico.

La formación a maestros me gusta mucho, porque veo el poder multiplicador, si yo hago las cosas distintas, los maestros van a poder hacerlas distintas. Hay una frase que se dice siempre sobre los maestros: ‘un maestro no enseña cómo le han enseñado a enseñar, sino como le han enseñado a el’. Es decir que puedes trabajar muchas técnicas, pero al final tu referencia es la que hacían contigo. Es un poco el problema de la enseñanza en España hoy, hay quien cree que se puede hacer lo mismo hoy que en la EGB, y no se puede hacer lo mismo porque los chavales son distintos, la sociedad es distinta, los referentes también son distintos, todo es distinto.

Yo en Magisterio en el aula daba muy pocas clases magistrales, hacíamos casi todo cooperativo, o trabajo por algún proyecto. Sigo haciendo formación permanente del profesorado.

Sobre todo sé de dos cosas, la primera, de metodología en las aulas, me dedico a metodologías activas, cómo cambiar la enseñanza en las aulas. Trabajo por proyectos, por rincones en infantil. Y la segunda, es las tecnologías aplicadas en la educación, entiendo que la tecnología hay que educarla, y no hacer tecnológica la educación. Es decir, yo sé lo que quiero transmitir, que recursos tecnológicos tengo que me pueden ayudar, si me desvían de mi objetivo no me vale, lo que está ocurriendo en muchos colegios es que se invierte mucho en tecnología, sin saber muy bien para qué. Nosotros tenemos que trabajar en esa línea claramente, pero primero es saber que queremos conseguir, y que necesitamos para conseguirlo.

5. He estado siguiendo tus tweets, he leído uno que me gusta: ‘No hay dos alumnos iguales, me empeño en conocerlos’. En relación con la integración, tienden a meterlos a todos en el mismo saco. ¿Cuál es tu enfoque en la educación de integración?

La palabra integración se va utilizando cada vez menos, se usa más la palabra inclusión, y a mí me parece que es la atención a la diversidad lo que debe definirnos. No es que haya una serie de chavales que tienen unas dificultades a parte, es que todo chaval debe ser tratado como ser individual que es. Habrá un claval, que tiene  Síndrome Down…, otro que tiene grandes dificultades con las matemáticas,  otro a como relacionarse…, no le podemos pedir a cada uno lo mismo.

El concepto es  que atendemos la diversidad, y ayudamos en la medida en que necesita, y eso supone ayudar al que es de integración y al que no lo es, simplemente está pasando un mal momento, sus padres se están separando, o le ha dejado la novia. Los profesores están muy pendientes, tenemos 4 orientadoras para 400 alumnos. Que cada uno llegue hasta donde pueda llegar.

6. ¿Qué es lo que te ilusiona de este reto, y proyecto profesional y cómo ves el Colegio en cinco años?

A mí me ilusiona todo en este Colegio, yo me he dedicado años a ayudar a los colegios en la formación para los profesores, establecer planes para cambiar la metodología, y ahora de repente estoy en un colegio. Ya no es ayudarles desde fuera, es estar en un proyecto de lleno.

Como veo el Ágora en cinco años, de entrada el Ágora ya es un buen colegio. Creo que hay líneas en las que podemos trabajar. Todo lo que tiene que ver a la inclusión, a la diversidad, pero la base es buenísima. Tenemos que seguir las líneas metodológicas. Hay colegios que hacen dos cositas, y que son conocidos en el mundo entero y se venden muy bien. Y nosotros hacemos muchas cosas como: talleres de primaria, los temas de primaria, la gymkana de secundaria que son experiencias interesantísimas, y que nadie las conoce. Tenemos que darnos a conocer, tenemos que darles formas. Todo sale porque los profesores trabajan muchísimo. A veces pienso sino habría que trabajar menos y más organizadamente. Proyectos que tengan una forma más completa, más definida de principio a fin, que pudiéramos presentarlos a concursos, a revistas, darnos a conocer, estar en el mundo pedagógico, un poquito más, porque tenemos nivel para estar. Hay proyectos con los que se podría volver a hablar del Ágora, para estructurar un poco más las cosas. Los profesores son excelentes.

Hay que potenciar líneas metodológicas, hay unas técnicas que se llaman ‘rutinas de pensamiento’, son una forma de trabajar la metacognicion, ayuda a los chavales  a sus procesos mentales. Eso les ayuda a ser más autónomos.

Las inteligencias múltiples que aquí se trabaja desde los años 80…tenemos que darle más forma, y ver que de todas las inteligencias cuales se están utilizando. Quiero que se trabaje en cooperativo, se trabaja en grupo, pero tenemos que es ir un poco más allá.

Otra de las cosas en que tenemos que avanzar es en temas de tecnología, yo no creo que la tecnología sea lo más importante, pero la tecnología tiene que estar presenta. En nuestro caso es un tema económico. Lo que no puede ser es que todo en casa sea tecnología, y en el Colegio parece que la tecnología no existe. Aunque se ha adaptado un aula, se trata de que la tecnología sea parte del proyecto.

7. Ya que la parte de los profesores y maestros por formación es con la que tienes más experiencia. ¿Cómo te vas a enfrentar a la parte de la gestión del Colegio y a la relación con los padres?

 Sobre la gestión, hay mucho avanzando del último Consejo y del actual. El objetivo del Colegio no es ganar dinero pero sin dinero no se mantiene. Se está mirando para la sostenibilidad. Nosotros queremos afrontar una obra que es necesaria. Estos días de puertas abiertas, hemos recibido a padres y madres de infantil, y hemos visto sus caras. Se quiere hacer una obra en infantil y en los baños. El Ágora se sostiene, pero no da beneficios.

En cuanto a la relación con los padres, es que son muy majos, me he sentido muy bien recibido. En este sentido esto es fácil. Yo entiendo el Colegio como una comunidad educativa, todos nos interrelacionamos. Es un colegio que quiere tener las puertas abiertas, hay que seguir todas las relaciones, vía AMPA, e ir contando con la colaboración mutua de familias y colegio. Ir buscando más formas para que puedan participar en los procesos del Ágora.

Hay algo clarísimo que he visto en muchas ocasiones, director nuevo, llega con ideas nuevas, que parece la revolución, se da de golpes con la realidad, los colegios pesan mucho más, por suerte, que las personas individuales. El Ágora lleva 40 años de historia, no pretendo ser el salvador, ni el revolucionario….Esta claro que las líneas hay que marcarlas, de hecho algunas líneas van quedando claras.

La mejor forma de pegarnos el golpazo, es pretender hacer las cosas demasiado rápidas, hay que hacer un proceso a tres años. Tanto las jefas de estudios, las orientadoras y yo estamos perfilando hacia dónde vamos. Hay una comisión de atención a la diversidad, creo que esta funcionado muy bien, y que ya está lanzando propuestas, que van a suponer cambios, en cualquier caso, no hay que precipitarse.

8. Desde el punto de vista de valores, ¿cuáles serían para ti los que debemos trabajar en el Colegio?

Rasgos esenciales del Ágora, y que a mí me enamoraron, valores irrenunciables y que llaman mucho la atención, por mencionar algunos serian, el trabajo de la autonomía con los chavales,  la capacidad de toma de decisiones, y el respeto a los demás.

El día de puertas abiertas, una serie de padres entraron en 4º de la ESO, y en ese momento había tutoría, creo que estaban discutiendo, había un follón tremendo, sin embargo a algunos de los padres visitantes les llamo la atención que estando tan enfadados unos con otros, hubiera una chica en el centro de la clase que era la que moderaba y mandaba callar, y los demás pese al enfado se callaban. Posiblemente este es el resultado de que esto se haya trabajado desde infantil.

Importante todo lo que tenga que ver con el medio ambiente: que en todas las clases haya tres cubos de basuras con sus colores, la recogida de latas, el proyecto Stars  con las bicis, el aparcamiento, que los libros de texto se compartan, etc.

Otro valor, en el que son fundamentales los padres, transmitir que el Colegio es de todos, y entre todos lo construimos, por ejemplo el Fixing-day.

Otro ejemplo sería, que al poquito de llegar me toco poner publicidad para el tema de bachiller, y si a mí me dices pon un anuncio voy a hacer un desastre, desde el Colegio me dijeron pregunta a estos padres, y tal cual, ellos se volcaron en ayudarme.

Nuria Fernández