Junta General de Socios

Junta General de Socios

El pasado 25 de febrero tuvo lugar la Junta General de socios de la Sociedad Limitada propietaria del Colegio Ágora. Esta reunión se convocaba, con carácter ordinario, con el fin de examinar y, en su caso, aprobar las cuentas del ejercicio anterior, así como otros asuntos incluidos en el orden del día. Antes de nada, debo deciros que, el hecho de que se alcanzara el quórum mínimo necesario para poder tomar decisiones, ya es un triunfo porque las participaciones están muy repartidas y no resulta fácil conseguir que asistan o deleguen su voto un número de socios que representen, al menos, a un tercio del capital social como exigen los Estatutos. A continuación, os resumo los temas tratados en esta asamblea.

En primer lugar, se presentó al nuevo director del colegio, recientemente nombrado, que se llama Ricardo Lucena Ferrero y es Doctor en Pedagogía.

Acto seguido, el Consejo de Administración detalló a los socios el trabajo que han llevado a cabo durante el primer año de su mandato en distintas áreas. Así, por lo que se refiere al ámbito de las comunicaciones, se marcó como objetivo mejorar la imagen y visibilidad del colegio para captar nuevos alumnos. Para ello, se ha puesto en marcha una nueva página web; se ha instalado publicidad en distintos medios del distrito; y se han organizado unas jornadas de puertas abiertas. En cuanto a las instalaciones, este año se han pintado las aulas y espacios comunes, pero el objetivo es adecuar las instalaciones a la normativa vigente en lo que se refiere a accesibilidad y evacuación. Para ello, se está buscando la financiación necesaria, a través de un crédito ICO, que permita iniciar las obras este verano. Respecto al área económica, por un lado, se han aumentado los ingresos organizando campamentos en el verano y en otros períodos no lectivos y se está estudiando la implantación de un módulo de FP o de un aula de 2 años. Por otro lado, se han reducido los gastos con el cambio de los proveedores de alimentación y de la compañía aseguradora, así como mediante la rebaja de las comisiones bancarias que se pagan.

Una vez expuesta la gestión económica del pasado ejercicio, se aprobaron las cuentas del mismo que arrojan un saldo positivo de 7.597,77 euros en la cuenta de pérdidas y ganancias.

Por último, el Consejo de Administración planteó una votación sobre la posibilidad de donación de las participaciones. En el debate que se suscitó sobre este asunto, un socio argumentó que los Estatutos exigen que se identifique al adquiriente de las participaciones y que la transmisión se someta al consentimiento de la Sociedad, por lo que no era posible que la Junta votase a favor de una autorización genérica de donación de las participaciones. El Consejo de Administración explicó que, si se aprobaba la propuesta, aquellos socios que lo deseen podrían donar sus participaciones para que se pudiera constituir una fundación ligada al Colegio Ágora. De nuevo, se argumentó en contra por parte de algún socio, ya que la creación de una fundación debía ser aprobada previamente y esto no estaba previsto en el orden del día. El Consejo de Administración subrayó que la Sociedad tiene un problema grave porque un 80% de las participaciones pertenecen a socios que son padres y madres de hijos que ya no estudian en el Colegio y que, en consecuencia, quieren transmitir sus participaciones y, sin embargo, la demanda para comprar dichas participaciones es muy pequeña. De manera que, la donación a una fundación podría ser una alternativa para que los socios recuperaran, por la vía de la desgravación fiscal, una parte o la totalidad de las cantidades desembolsadas en su día con el fin de adquirir sus participaciones. Finalmente, a la vista de los defectos alegados, no se sometió a votación la propuesta, pero, eso sí, la Junta de socios votó a favor de que el Consejo siguiera trabajando para poder presentar, en una próxima reunión, un proyecto más elaborado sobre la creación de una fundación y la posibilidad de donación de participaciones a la misma.

Fernando Pérez